MI BLOG DE LA ESPERANZA

COHERENCIA

Uno de los males de nuestro tiempo es la falta de coherencia. Pero ¿cómo podemos definir la coherencia? Podríamos decir que es la armonía entre lo que pensamos, decimos y hacemos.

 

Esa armonía nos da la tranquilidad suficiente para avanzar por el mundo siendo nosotros mismos, sin preocuparnos del qué dirán, de si me juzgarán, de si me quedaré solo simplemente por ser quien y como soy. El problema suele ser que, por esos miedos, nos cerramos, no nos mostramos, dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en algo parecido a un autómata sin demasiado sentimiento.

 

No es que no haya sentimiento, es que éste se va guardando en una cajita en nuestro interior, haciendo heridas en el alma sin darnos cuenta, porque lo que “está de moda” es guardarse la emoción, parecer fuerte, de hierro, porque mostrarse implica el riesgo de parecer débil, vulnerable y, por tanto, de que nos hagan daño.

 

Lo cierto es que, por evitar que otros nos hagan daño, nos hacemos daño nosotros mismos. Como escuché hace poco en una serie de televisión “a la única persona que tienes que aguantar toda la vida es a ti mismo así que es a ti mismo a quien no puedes traicionarte”. Porque si no eres coherente contigo mismo, ¿qué clase de coherencia vas a mostrar a los demás? Tan solo te perderás tratando de ser alguien que no eres, imitando, siendo una mala copia de muchos, y por supuesto, la incoherencia terminará saliendo a flote.

 

Tantas veces pensamos cosas que no decimos, decimos cosas que realmente no pensamos y actuamos sin reflexionar un poquito antes que, al final, hay un día en el que tú mismo te preguntas, ¿qué estoy haciendo y por qué? ¿Por qué me guardo esto? ¿Merece la pena mostrarme tal y como soy?

 

Si te muestras puede que haya gente que te haga daño (lo cierto es que aunque te hagas el fuerte te hacen daño igualmente, así que la diferencia es más bien escasa) pero también habrá muchas personas a tu alrededor que comiencen a mostrarse, a ser más verdaderos y, entonces, descubras que detrás de tantas fachadas hay mucho más.

 

El primer paso para llegar a la coherencia es aceptarte, con tus virtudes y tus defectos, tratando de mejorar y sin resignarte pero sabiendo que la perfección no solo es inalcanzable sino que puede resultar tediosa, por eso somos imperfectos. Después, reflexionando y teniendo claros tus valores, tus bases, tus cimientos, te irás construyendo y poco a poco irá surgiendo esa coherencia entre pensamiento, emoción y acción. Esa coherencia que una vez alcanzada resistirá los envites de la vida porque has comenzado a creer en ti aunque sin perder la humidad de lo que puedes aprender de otros abriendo tu mente a lo que te haga crecer.

 

AH.

Escribir un nuevo comentario: (Clica aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

10.03 | 02:26

Me encanta, todo viene a sal´r de boca, es formidable.

...
05.02 | 14:10

Esta genial esta pagina me gusta👌🏻😘

...
28.01 | 10:54

¡Muchas gracias!

...
22.01 | 17:00

q palabras tan relajantes

...